arrow-circle-down arrow-circle-left arrow-circle-up arrow-down arrow-left arrow-line-right arrow-right arrow-up ballon close facebook filter glass lock menu phone play point q question search target twitter
Las cookies propias y de terceros nos permiten mejorar nuestros servicios. Al navegar por nuestro sitio web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información Aceptar
X

El edificio actúa como un crisol hipnótico de obsidiana, tratando de concentrar toda la atención sobre sí y anularla sobre su entorno.

Este “Hotel de paso” constituye una oportunidad para afrontar un proyecto a través de categorías básicas puramente disciplinares de la profesión: el sentido formal, la clave constructiva, y, fundamentalmente, el sentido común.

Se sitúa en un solar en esquina situado dentro de un área de servicios a las afueras de una ciudad, rodeado de edificios de uso industrial y comercial.

Se proponía un programa orientado a la explotación intensiva del edificio como hotel, y era previsible que a lo largo de la construcción fuera ajustándose progresivamente mientras las expectativas de explotación iban estando más definidas.
Los plazos eran muy exigentes, por lo cual las decisiones iniciales debían dar lugar a la mayor flexibilidad posible.
La aspiración de universalidad de la forma era pues una necesidad.

El edificio se tensiona a partir del deslizamiento de una parte de él para “alejarse” visualmente de sus vecinos, y dar expresividad a la esquina mediante un voladizo. Saca partido del solar a partir de formas sencillas que logran ser consistentes a través de la tensión que ejercen unas sobre otras y de la materialidad de la envolvente.

Se optó por una distribución de dormitorios en dos orientaciones a ambos lados de un pasillo abierto a la luz en sus dos fondos, en un edificio de planta básicamente rectangular, salvo por el deslizamiento de alguna de sus piezas
En planta baja, un volumen virtual de vidrio y estructura de acero, protegido por unos estores deslizantes abre las zonas de estar hacia un jardín que sirve de antesala a la pieza.

El uso nos hizo pensar en un edificio oscuro, destinado al descanso nocturno. En consecuencia, la ‘piel’ del edificio se resuelve con un aplacado de granito negro con 3 acabados diferenciados (pulido, apomazado y aserrado), que dan textura, brillos y profundidad a la fachada, combinados con los huecos de las ventanas.
El interior se plantea como un negativo. Cada habitación se caracterizará por su color y la imagen con motivos de la zona a la que vaya asociada.

  • Información
  • Autoría

    Clasificación / Tipología

    Edificación

    Ubicación

    Tudela
    NAVARRA | ESPAÑA

    Otra información

    Fecha Terminación: Diciembre 2008

    Agentes

    Arquitectos técnicos: Yosune Iso y Ana Alemán

    Contratista: Carmelo Puyo

    Fotografía: José Manuel Cutillas

    Instalaciones: Tomás Carcavilla

    Promotor: Privado

Galería realización

Participaciones en arquia / próxima

III Edición 2010-2011
II Edición 2008-2009
I Edición 2006-2007