arrow-circle-down arrow-circle-left arrow-circle-up arrow-down arrow-left arrow-line-right arrow-right arrow-up ballon close facebook filter glass lock menu phone play point q question search target twitter
Las cookies propias y de terceros nos permiten mejorar nuestros servicios. Al navegar por nuestro sitio web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información Aceptar
X
  • Estudio de grabación

    CASTELLÓN
  • Estudio de grabación

    CASTELLÓN
  • Estudio de grabación

    CASTELLÓN
  • Estudio de grabación

    CASTELLÓN

Estudio de grabación

En la mayoría de los casos un estudio de grabación parte de un local construido que hay que acondicionar para su uso, por tanto, no resulta habitual recibir un encargo para realizar un estudio de grabación de nueva planta.

Las premisas fundamentales para desarrollar el proyecto fueron la resolución funcional, en especial las características acústicas, y la adaptación al entorno.

Existe una tendencia generalizada a buscar la neutralidad acústica del espacio, para posteriormente, mediante las actuales tecnologías de registro sonoro, conseguir el sonido deseado. En esta era digital la tecnología permite imitar la reverberación de una catedral o eliminar cualquier resonancia no deseada. Con ello se produce una pérdida de matices que en la música resultan imprescindibles. Siguiendo el camino opuesto, la propuesta se decanta hacia la búsqueda de un espacio acústico con personalidad propia. Por ello se estudia la geometría de sala principal como una caja de resonancia. La intención y finalmente resultado de la sala parte de la premisa de utilizar materiales convencionales con intención acústica, para no tener que realizar una inversión posterior para acondicionar acústicamente la sala.

En referencia al entorno nos encontrados en una parcela ocupada por una edificación aislada de 1 planta utilizada como segunda residencia durante los meses estivales. El resto de la parcela (la mitad más o menos) quedaba destinada a un pequeño cultivo de almendros y olivares. La parcela posee una pequeña pendiente descendente hacia el interior. La parcela se sitúa en una urbanización de viviendas aisladas bastante consolidada. A parte de los aspectos climáticos y de orientación, la preocupación funcional de la nueva pieza se basaba en minorar las posibles molestias sonoras a los vecinos. Por otra parte el programa de necesidades aconsejaba una superficie útil de entre 100 y 110m2, superficie superior a la de la edificación existente. Por ello preocupaba sustancialmente la relación de la vivienda preexistente con la nueva edificación. Pese a la menor superficie de la vivienda, debía permanecer como la pieza principal de la parcela y el estudio de grabación como algo secundario.

La decisión inicial de semienterrar la nueva edificación responde a estas dos premisas. Con ello se consigue un aislamiento acústico suficiente y ocultar parte del volumen construido, manteniendo la vivienda como pieza principal en la parcela. Esta estrategia permite no congestionar el espacio libre de la parcela. Resulta satisfactorio acceder a la parcela y no percatarse de la existencia de la nueva edificación hasta que no se está prácticamente delante.

Otra cuestión que resultaba prioritaria era trabajar con materiales convencionales dotándoles de sentido acústico, evitando así un gasto innecesario en materiales específicos. Ya que un material solo por llevar la etiqueta de “material acústico” multiplica su precio. En este sentido el hecho de haber enterrado parte de la pieza supone no tener que utilizar materiales para el aislamiento acústico.

En el campo de la acústica podemos diferenciar dos aspectos fundamentales, como son el aislamiento y el acondicionamiento.

La sala principal:

Se estudia la geometría de la sala para conseguir un resultado adecuado al uso, evitando tener que emplear posteriormente otros materiales. Así pues, se dejan dos laterales con hormigón visto y los otros dos laterales con bloques de hormigón visto. Dotando al espacio de una superficie más brillante y otra más porosa. La superficie de techo se deja con las bovedillas curvas vistas y la inclinación de la cubierta. El suelo se acaba con parqué de arce. Anexa a la sala principal se proyecta una pequeña sala para grabación de voces y otros instrumentos pensando en una reverberación mínima. Esta pequeña sala se comunica visualmente con el resto. Además esta sala cumple una segunda función. Dependiendo de la posición de los elementos móviles respecto a la sala principal funciona como “trampa de graves” consiguiendo así optimizar el espacio.

Durante la ejecución se tomó especial cuidado en los aspectos de aislamiento entre las salas, para evitar el paso de vibraciones de una a otra. Se independizaron las soleras de cada sala y colocó una lana elástica en todos los encuentros con la estructura, impidiendo el paso de vibraciones a través de ella.

A parte de los aspectos funcionales de carácter acústico, existía una preocupación esencial por conseguir iluminación y ventilación naturales en todas las salas, algo muy poco habitual en los estudios de grabación. Además el interés por dotar de un espacio de relación para los usuarios, ya que las largas horas de trabajo en un espacio relativamente cerrado necesita de una zona de distensión cómoda.

  • Información
  • Autoría

    Clasificación / Tipología

    -

    Ubicación

    Urbanización Altomira Navajas
    CASTELLÓN | ESPAÑA

    Otra información

    Fecha Terminación: Febrero 2008

Galería realización

Participaciones en arquia / próxima

VI Edición 2016-2017
V Edición 2014-2015
IV Edición 2012-2013
III Edición 2010-2011