arrow-circle-down arrow-circle-left arrow-circle-up arrow-down arrow-left arrow-line-right arrow-right arrow-up ballon close facebook filter glass lock menu phone play point q question search target twitter
Las cookies propias y de terceros nos permiten mejorar nuestros servicios. Al navegar por nuestro sitio web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información Aceptar
X
  • Adrián Sifres Ortega

    Concurso 2015
  • Adrián Sifres Ortega

    Concurso 2015
  • Adrián Sifres Ortega

    Concurso 2015
  • Adrián Sifres Ortega

    Concurso 2015
  • Adrián Sifres Ortega

    Concurso 2015

Me hablan de la idea de volar. Cierro los ojos. Imagino. Me elevo. Me quedo suspendido en el aire.

¿Puede haber algo más maravilloso que lo que siento ahora mismo? Humanidad y Naturaleza vistas desde la altura, forman un todo homogéneo que convive a mis pies. Soy capaz de percibir múltiples ambientes, diferentes atmosferas. Veo el mar, diviso la tierra, y noto como el viento me envuelve, me seduce y me eriza la piel. Distingo los límites de lo que descansa a mis pies, tierra y mar se tropiezan formando una línea caprichosamente dibujada, irregular y definida. No obstante, reparo en que ahora estoy suspendido en el aire. Puedo volar, ver más allá de lo que se despliega frente mis ojos. Ahora mi vista alcanza hasta donde el límite se desdibuja. Donde el azul del cielo y del mar se encuentran en la difusa y fina línea anaranjada del horizonte.

Aire, Tierra y Agua. Tres elementos naturales, tres atmosferas diferentes dependiendo de donde estemos y un único obstáculo a salvar, subirnos a las alturas. Cuando uno de los principales sueños del hombre se nos antoja imposible, cabe recordar que los sueños se hacen realidad. ¿Por qué no volar? ¿Por qué no poder disfrutar de esa maravillosa imagen que nos hemos formado en nuestra cabeza?

La arquitectura nace del sueño de un hombre. Y,¿Qué es volar sino un sueño? Imagino construir un objeto suspendido en el aire. Un lugar atemporal que permita la consecución de un sueño, la materialización de una idea. Un objeto que, con estos tres elementos naturales, cree sensaciones y experiencias diversas en sus recorridos. Una pieza única y continua, genera cuatro espacios y cuatro vivencias enlazadas: Un rincón en el que yacer. Un lugar para despegar. Un punto donde apoyarse. Un sitio donde volar.

Adrián Sifres Ortega

Estudiante
E.T.S. A - València - UPV
VALENCIA | ESPAÑA