arrow-circle-down arrow-circle-left arrow-circle-up arrow-down arrow-left arrow-line-right arrow-right arrow-up ballon close facebook filter glass lock menu phone play point q question search target twitter
Las cookies propias y de terceros nos permiten mejorar nuestros servicios. Al navegar por nuestro sitio web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información Aceptar
X

Área cultural / Itinerarios

Casco antiguo de Cadaqués

Casco antiguo de Cadaqués

Viviendas modernas en el casco antiguo de Cadaqués

La vivienda unifamiliar constituye un capítulo particular en el conjunto del desarrollo de la vivienda moderna. A diferencia de la vivienda colectiva, está sometida a menos condicionantes de orden urbano, normativo, económico o de eficiencia. La vivienda

se hace portavoz de la modernidad y se erige en escaparate de una nueva estética que no sólo se desarrolla en las grandes ciudades sino que alcanzará toda la geografía de los territorios ibéricos.
Geometrías sencillas, materiales locales, respeto por la escala del lugar, fluencia espacial entre el interior y el exterior, son rasgos comunes a las obras de los arquitectos que en la década de 1950 intervinieron en este enclave de la Costa Brava.
La ruta de la vivienda moderna en Cadaqués incorpora una serie de obras a través de las cuales los autores supieron captar la fuerza y el magnetismo del lugar, utilizando los recursos de la arquitectura moderna.

A partir de la década de 1950, Cadaqués se convirtió en un centro cultural importante, donde se reunían personajes como Marcel Duchamp, Man Ray, o Mary Callery, probablemente atraídos por la figura enigmática de Salvador Dalí. Los arquitectos que formaban parte del grupo empezaron a explorar una nueva vía de la arquitectura moderna integrada en el contexto autóctono. Federico Correa y Alfonso Milà fueron los primeros en intervenir, y tuvieron que luchar contra lo que llamaban dos retóricas: la mal llamada casa "moderna", que se limitaba a imitar un lenguaje de ventanas horizontales, y la casa tradicional "estilo Cadaqués". La casa Villavecchia fue su primera obra importante, consistía en una vieja casa de pueblo que tenía tres plantas de cara al mar y otra media planta que daba a la calle de atrás. Avanzaron esta
media planta hasta la fachada principal y situaron una gran terraza cubierta, a la que daba el salón y el dormitorio principal, para contemplar el mar. Desde el punto de vista compositivo, la terraza aparece como un gran vacío en la fachada. La casa Senillosa, de José Antonio Coderch y Manel Valls, le debe mucho a la casa Villavecchia. Es una casa de cuatro plantas, con un acceso en la planta baja y otro en la planta superior, con una terraza cubierta que se repite tres veces y crea una doble fachada de vidrio retrasada del plano de la calle que produce efectos cinematográficos de noche. Aconsejados por Coderch, a quien consideraban como el Richard Neutra español, los arquitectos americanos Peter Harnden y Lanfranco Bombelli decidieron comprarse una casa en Cadaqués e instalar su despacho en Barcelona. Hasta entonces habían trabajado en el departamento de exposiciones del Plan Marshall, con sede en París, con el fin de difundir el american way of life en Europa (el mismo espíritu con el que John Entenza había promovido la nueva arquitectura en California). Su manera de entender la modernidad estaba muy ligada al concepto de confort, y concebían su arquitectura como arte "concreto", por ejemplo, la casa Bombelli tiene una fachada con un plano deslizante y un agujero que parece una obra de arte conceptual. En su obra predominan las terrazas cubiertas y las celosías de madera, que siguen el ejemplo del edificio de la Barceloneta de Coderch. También introdujeron las chimeneas de plancha de acero, un precedente de las que posteriormente diseñarían Coderch, Correa y Milà. La chapa de acero absorbía el calor de la chimenea y actuaba de radiador.

Itinerario

Itinerario

Calculando ruta