arrow-circle-down arrow-circle-left arrow-circle-up arrow-down arrow-left arrow-line-right arrow-right arrow-up ballon close facebook filter glass lock menu phone play point q question search target twitter
Las cookies propias y de terceros nos permiten mejorar nuestros servicios. Al navegar por nuestro sitio web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información Aceptar
X

La Casa Jacaranda es radical en su materialidad, es radical en su significación, es radical en su relación con el paisaje, es radical en la experiencia que se produce cuando se recorren los diferentes itinerarios que se proponen, es radical en su abstracción, es radical en el uso de la luz natural y es radical en su voluntad por investigar nuevos paisajes domésticos.

La Casa Jacaranda se sitúa en una parcela en pendiente con vistas al mar Mediterráneo, al cerro Negro y al pueblo de pescadores de Las Negras. A la parcela se accede desde una calle situada en la parte superior.

Se trata de una casa que tiene la voluntad de convertirse en una vivienta permanente para una familia formada por cuatro miembros con una vida social activa, por lo que se trata de un programa conocido. Las limitaciones normativas, presupuestarias y algunas obligaciones programáticas terminaron por dar forma a la propuesta finalmente ejecutada, después de varios proyectos, y algún cambio de parcela.

La primera operación del proyecto es aterrazar la parcela construyendo muros de piedra seca (balates) y bancales a modo de aterrazamientos naturales. Sobre una de esas plataformas se construye la casa que se apoya sobre unos muros de hormigón visto. Un volumen de hormigón, de ladrillo y de vidrio —de dos plantas— se apoya sobre una gran plataforma horizontal donde se sitúa la piscina y bajo la cual se establece otro espacio de servicio. Por lo tanto, la casa dispone de tres niveles:

a) Un  nivel intermedio, abierto completamente hacia la plataforma donde se sitúa la piscina y con vistas al mar. En este nivel se sitúan el salón, la cocina, la zona de producción y los servicios dependientes, así como un dormitorio de invitados.

b) En el nivel superior se sitúan los tres dormitorios y el garaje al que se accede desde una rampa exterior.

c) Bajo la plataforma de la piscina se sitúa el área de almacejane e instalaciones.

La casa dispone de dos entradas, una en el nivel superior y otra desde la plataforma de la piscina a la que se accede desde una escalera peatonal exterior de piedra que desciende desde la calle.

El volumen de hormigón se presenta en el nivel inferior apoyado sobre cinco pilares de hormigón visto de planta triangular irregular, cada uno de ellos con geometrías distintas y que actúan para proteger del sol y del viento los paños de vidrio. Estos pilares, de grandes dimensiones —cuyos lados tienen dimensiones de más de 1 metro de longitud—, pretenden presentarse desde la fachada como elementos abocinados que producen espesor y profundidad en los umbrales que se forman en el perímetro de la planta principal. Pero algunos de esos pilares, como el de la esquina, cuando se percibe desde una posición oblicua, se presenta ante el espectador casi como una 'hoja de papel' de hormigón.

En el nivel superior, una celosía de pilares de hormigón, esta vez de planta cuadrada de 25x25 cm protegen los dormitorios y la escalera. Y además, se ofrecen como parte de la imagen exterior del volumen de la casa.

Recorridos y actividades

Sobre la plataforma se desarrollan las actividades domésticas de la Casa Jacaranda, permitiendo el intercambio entre el interior y el exterior. El clima mediterráneo permite el desplazamiento de actividades entre distintos ámbitos de la casa. 

La Casa Jacaranda dispone de tres escaleras interiores, una principal y dos de servicio en los extremos. De ese modo, se plantean recorridos non-finitos, que permiten realizar itinerarios continuos, subiendo desde la planta principal por alguna de ellas, y bajando por otra. Si a esto se añade el trazado de las escaleras exteriores que unen los tres niveles, las posibilidades de desplazamiento se multiplican, así como la percepción de los distintos recorridos. De igual modo, todas las estancias y habitaciones de la casa disponen de, al menos, dos posibles conexiones con espacios adyacentes. Así se permite que todos los espacios sean entendidos, además, como lugares de tránsito o de estancia. Esta libertad de desplazamiento ofrece al habitante y al visitante una visión más amplia durante la experiencia doméstica.

Texturas e influencias

La Casa Jacaranda recibe las trazas y huellas producidas durante el proceso de construcción, tanto en los muros de hormigón de color blanco como en los ladrillos de tejar, de factura manual e irregulares, de algunos de sus muros. No es nueva la convivencia en una obra del hormigón construido mediante enconfrados formados por tablas irregulares de madera y de muros de fábrica de ladrillo vistos. Ambos materiales se relacionan bien, ya que las tablas del encofrado, si se disponen de forma horizontal, establecen relaciones de simpatía con la fábrica de ladrillo. De igual modo, la imperfección del hormigón construido mediante este sistema, casi artesanal, y la disposición de los ladrillos de tejar —que se presentan de forma irregular— también ayudan a la sintonía de ambos sistemas y materiales.

La casa es heredera, de algún modo, de una tradición de arquitecturas construidas de hormigón y ladrillo, sobre todo, en las décadas de 1960 y 1970. La obra no quisiera sentirse alejada de algunas obras de Javier Carvajal, Fernando Higueras, Miguel Fisac o Fernando Cassinello.

Siguiendo la tradición mediterránea, todo se encala de color blanco —a excepción de los muros exteriores que actúan como contención del terreno que se dejan de color natural del cemento—, unificando materiales por el color, pero dejando que afloren las texturas y materialidad de cada uno.

 

  • Información
  • Autoría

    Clasificación / Tipología

    Edificación

    Ubicación

    Calle Trinquete, Parcela 168
    04116 Almería | Las Negras
    ALMERIA | ESPAÑA

    Otra información

    Fecha Inicio: Enero 2017
    Fecha Terminación: Julio 2018
    Superficie construída: 292
    Coste/m2: 850 €/m2

    Agentes

    Arquitectos técnicos: Pablo Durbán Medina, aparejador

    Colaboradores: José López y Antonio López - Jefe de Obra

    Constructor: Royfesa, S.L. - Antonio Rodríguez

    Contratista: José Peña - Technal
    Pavimentos - Porcelanosa
    Iluminación - iGuzzini

    Director de obra: José Francisco García-Sánchez, arquitecto

    Fotografía: Antonio Luis Martínez Cano

    Instalaciones: José Viñolo. Instalación de iluminación

  • Premios y distinciones
  • —XVII Bienal Internacional de Arquitectura de Buenos Aires, 2019. Obra seleccionada.

    —Brick Awards 2019. Wienerberger, Viena. Obra finalista.

    —V Premios A+ Arquitectura Plus 2019. Obra finalista.

    —XII Premios de Arquitectura e Interiorismo de Porcelanosa 2019. Obra finalista.

    —Premios Piscina Wellness Barcelona 2019. Obra finalista.

    —CIAB 9. Congreso Internacional de Arquitectura Blanca 2020. Obra seleccionada.

Participaciones en arquia / próxima

VII Edición 2018-2019 [Seleccionada]