arrow-circle-down arrow-circle-left arrow-circle-up arrow-down arrow-left arrow-line-right arrow-right arrow-up ballon close facebook filter glass lock menu phone play point q question search target twitter
Las cookies propias y de terceros nos permiten mejorar nuestros servicios. Al navegar por nuestro sitio web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información Aceptar
X

Daniel Cano Expósito

Arquitecto
E.T.S. A - Granada - UGR
GRANADA | ESPAÑA

Arquitectura: flujo y contexto

“Panta rei”. Todo fluye, nada permanece. Todo muta. Y la Arquitectura participa de esta mutación, de este fluir de conceptos y factores que se mueven, se mezclan, se separan, evolucionan e involucionan… contexto urbano, contexto antropológico, deseos de los “promotores”, así como sus necesidades (que no tienen que ser coincidentes), requerimientos normativos, administrativos, Historia e historia, espacio, diseño, habitar, habitación, luz, oscuridad, cultura, literatura, cine, televisión, tecnología, I+D, etc; el arquitecto debe ordenar todos estos elementos, darles forma, coordinarlos, contextualizarlos, darles coherencia, y por último, construirlos. Quizá, el trabajo del arquitecto consista en “construir una fotografía”, bajo un encuadre y con una luz determinada, de todos estos factores; cada trabajo de un arquitecto sólo refleja la interpretación de esos factores que rodean al ser humano en un momento determinado. Todo fluye.

Y es en estos momentos, en los que estamos pagando los abusos cometidos por la generación precedente, cuando también debemos fluir en la búsqueda de nuestros objetivos; como arquitectos, estudiamos el espacio, la luz, el volumen, la masa, y también la tecnología, el conocimiento del medio ambiente y de la Historia. Todo esto, acompañado del trabajo interdisciplinar, debe ser el camino por el que discurrir en estos años.

Cómo negar que el “Edificio Construido” es el objetivo paradigmático de nuestra profesión; y debemos luchar por seguir manteniendo nuestras capacitaciones, tanto profesionales como legales, para poder ejecutar aquello para lo que estamos preparados. Pero a su vez, debemos desplegar nuestras aptitudes y actitudes en aquellas facetas sociales y profesionales que nos permitan sobrevivir y evolucionar.

Todo esto forma parte de mi enfoque actual tanto del ejercicio profesional como de los intereses que me motivan para seguir trabajando más en esta disciplina, tan vocacional, tan ingrata y tan bella como es la Arquitectura.