arrow-circle-down arrow-circle-left arrow-circle-up arrow-down arrow-left arrow-line-right arrow-right arrow-up ballon close facebook filter glass lock menu phone play point q question search target twitter
Las cookies propias y de terceros nos permiten mejorar nuestros servicios. Al navegar por nuestro sitio web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información Aceptar
X

Estructuras para el amor y la coexistencia en la Floating University

En 2012, el New York Times publica parte de una investigación hecha por Dustin r. Rubinstein y Carlos A. Botero en la Universidad de Columbia, donde aseguraban desde sus estudios que el Cambio Climático está afectando los hábitos sexuales de más de 80 especies de aves de todo el planeta.

Este estudio define un nuevo fenómeno conocido como “Crossover Ecológico”. Debido a la creciente inestabilidad de las temperaturas causada por el Cambio Climático, algunas especies de pájaros están cambiando sus hábitos de reproducción tanto en la frecuencia de apareamiento como en la “fidelidad” a sus parejas, y llegan en algunos casos a sobrepasar los límites del género en sus prácticas reproductivas, con el objetivo de incrementar, no solo la posibilidad de nacimiento de nuevos miembros, sino también de buscar nuevos perfiles sexuales y de género para la evolución de su especie y la adaptación a estas nuevas condiciones climáticas.  

La intervención en la Floating University toma este estudio como punto de partida para pensar desde la arquitectura en cómo podemos abordar los nuevos escenarios que establece el Antropoceno, en un tiempo donde entorno, clima, productivodad, naturaleza, género o cultura se reconstruyen constante y recíprocamente.

Sobre la laguna de la Floating University se propone la construcción de un espacio de cohabitación a través del ensamblado de materiales locales y tecnologías low-cost que nos permite la generación de un espacio de coexistencia entre humanos y los miembros del ecosistema natural-cultural de la laguna del antiguo aeropuerto de Templehoff. Una serie de filtros textiles modifican la temperatura de este espacio blando y circular haciéndolo habitable de día y de noche.  Esta cámara se usa para descansar, relajarse, dormir o incluso practicar sexo además de nutrir a las especies del ecosistema con las condiciones necesarias de agua, alimento y clima para acogerlas.

Participaciones en arquia / próxima

VII Edición 2018-2019