arrow-circle-down arrow-circle-left arrow-circle-up arrow-down arrow-left arrow-line-right arrow-right arrow-up ballon close facebook filter glass lock menu phone play point q question search target twitter
Las cookies propias y de terceros nos permiten mejorar nuestros servicios. Al navegar por nuestro sitio web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información Aceptar
X

In memoriam. Carles Martí Aris (Barcelona, 10 de junio de 1948 - 1 de mayo de 2020)

2 mayo 2020

La cimbra de la Fundación Arquia

Carles Martí Arís (Barcelona, 10 junio 1948-1 de mayo 2020), doctor arquitecto (1988) y profesor titular en el Departamento de Proyectos Arquitectónicos de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona, ETSAB-UPC.

Contribuye al pensamiento y la crítica arquitectónica como autor de varios libros, así como a la difusión y divulgación de la cultura e investigación arquitectónica a través de varias iniciativas culturales, entre las que se encuentran las colecciones la cimbra, arquia/temas y arquia/tesis, siendo director de ésta y secretario de diferentes convocatorias del concurso de tesis doctorales de arquitectura de la Fundación Arquia. 

El equipo de la Fundación Arquia siente la pérdida de esta emblemática figura que deja un gran legado y referente a seguir, y en homenaje pone a disposición la edición digital de “Las variaciones de la identidad. Ensayo sobre el tipo en arquitectura”, tesis del arquitecto y gran contribución a la teoría del proyecto arquitectónico.

Descarga la publicación AQUI 

Sigue a continuación texto de Javier Navarro Martínez, Presidente de la Fundación Arquia para la

presentación del libro 'Las variaciones de la identidad'. Descarga pdf AQUI

Así mismo compartimos las palabras que Luis Martínez Santamaría nos ha hecho llegar:

UN HOMBRE VIVO

La primera carta que recibí de Carles Martí Arís, antes de conocerle personalmente, data de hace veinte años, cuando me respondía, con muy amables palabras, al envío de mi tesis doctoral. Aquel distinguido profesor de la Escuela de Arquitectura de Barcelona, al que yo entonces no conocía, me dejó desarmado. Sus palabras eran a la vez poderosas y sencillas. Se mostraba en su tono mucha atención y respeto. Sentí al leerlas, uniéndome así a lo que muchos otros compañeros y amigos han sentido siempre en sus encuentros con él, un halo de lealtad y clara generosidad humana. Unas cualidades que, junto a su conocimiento de la arquitectura, justifican la admiración y el afecto –dos palabras que tantas veces cuesta colocar juntas- de todos los que le conocimos. Y no quiero seguir con esta enumeración, porque Carlos siempre me aconsejó que al escribir, en vez de poner, quitase palabras, especialmente adverbios y adjetivos.  

Durante los últimos años, en los que se enfrentó a una larga enfermedad, pude ir a visitarle en algunas ocasiones. En la habitación donde se encontraba, algunos libros, repartidos por las mesas, declaraban su amor inextinguible por la crítica y el ensayo, la poesía, la arquitectura, la música o el cine... Aunque ya le costaba leer, estaban allí. Es esta una lección que no puedo dejar de retener: la de aquellos libros permaneciendo a su lado.  Autor él de textos brillantes como Silencios elocuentes, a veces me parecía que respondía con toda su persona al título y al contenido de su libro. Porque a Carlos le gustaba escuchar más que afirmar, y sonreír más que sospechar. Su fina mirada, como tocada por ese Mediterráneo que le vio nacer, no buscaba penetrarte sino protegerte. Una vez me dijo: Luis, un hombre que dice la verdad es un hombre muerto. Algo que se me quedó grabado profundamente.

Cuando una importante persona se nos va, se suele decir que fue una magnifica persona, una buena persona. Pero eso es lo que podemos decir de Carlos, claramente, sin ningún tipo de exageración, nos sale muy desde dentro poder decirlo, ya lo decíamos cuando vivía, cuando su bondad, su valor y la verdad que le definían se nos presentaban como un don extemporáneo, como un ejemplo a seguir, aunque fuesen tiempos difíciles para intentar tal seguimiento. Recordando todo eso hoy, ante la dolorosa noticia de su fallecimiento, pienso ahora en que un hombre que dice la verdad es un hombre vivo.  

Quiero sumarme con este breve escrito a lo que tantos de nosotros, profesores, alumnos, arquitectos, amigos… estamos sintiendo: Qué alegría haber encontrado a una persona como Carles Martí.

Luis Martínez Santa-María. Madrid, 2 de mayo de 2020

 

Por último, compartimos también las palabras que Fernando Moral Andrés nos ha hecho llegar:

Estos son en verdad los pensamientos de todos

los hombres en todas las épocas y países: no son originales míos,

Si no son tan tuyos como míos, son nada o casi nada,

Si no son el enigma y la solución del enigma, son

Nada,

Si no son tan cercanos como lejanos, son nada.

Esta es la hierba que crece donde hay tierra y hay agua,Este es el aire común que baña el planeta.

Walt Whitman, Song of myself, song 17. (version traducida)