arrow-circle-down arrow-circle-left arrow-circle-up arrow-down arrow-left arrow-line-right arrow-right arrow-up ballon close facebook filter glass lock menu phone play point q question search target twitter
Las cookies propias y de terceros nos permiten mejorar nuestros servicios. Al navegar por nuestro sitio web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información Aceptar
X

El proyecto plantea una estructura de cohabitación entre dos unidades familiares. Para ello se proyecta un espacio flexible situado entre los dos núcleos habitativos capaz de albergar los distintos usos que puedan surgir, en función de las necesidades que requiera cada individuo.

La finca se ubica en un pueblo de tradición agrícola y ganadera de la provincia de Lérida. El edificio donde se interviene se desarrolla en dos niveles. El primer nivel funciona como un gran garaje dedicado a la maquinaria, herramientas y material de trabajo del campo. En el segundo nivel encontramos la vivienda principal, junto a una gran nave anexa que la familia utiliza como almacén. La intervención se centra en la transformación de esta gran nave.

La propuesta reconoce las dos crujías estructurales del almacén, delimitadas por una gran jácena prefabricada de hormigón armado. En la primera crujía se ubican algunas piezas compartidas entre las dos viviendas: lavadero, patio, despensa, y el núcleo vertical de comunicación (ascensor). El espacio polivalente queda vinculado actualmente a la nueva vivienda. 

En la segunda crujía se construye la nueva vivienda, resuelta con una envolvente térmica continua y un sistema de calefacción independiente. Dos “cajas” de madera, que contienen las baños y estudio, dividen el volumen de esta nave delimitando dos grandes dormitorios separados por una gran sala-cocina central. La elección de la madera como material para resolver estos elementos divisorios contrasta con la aplicación de la cerámica, reservada para los paramentos de la envolvente principal.  

Generar condiciones de habitabilidad en una construcción sin fachada a la calle es una de las principales restricciones del proyecto. Una de las operaciones estratégicas es la apertura de un patio en el plano de cubierta, que se convierte en un elemento de ventilación, iluminación, y captación solar totalmente pasiva. Esta apertura permite el paso de la radiación solar hacia el interior de la nave, optimizando el comportamiento bioclimático. El alero del patio sur representa una protección solar durante los meses de verano.

Para aprovechar rentabilizar la radiación solar planteamos una gran superficie captadora de vidrio, capaz de propiciar un efecto invernadero en épocas de frio. La radiación solar incide sobre el pavimento y paredes de los espacios interiores, donde se almacena sobre los materiales expuestos. Toda esta energía acumulada, gracias a la inercia térmica de los materiales, será reemitida al ambiente cuando la radiación solar cese. Esta estrategia representa un ahorro significativo de la demanda en calefacción.

En este sentido, la elección y características de cada uno de los materiales son fundamentales para optimizar el comportamiento pasivo de la vivienda. Para los pavimentos se ha propuesto el uso de una baldosa de gres porcelánico en masa gris oscuro, potenciando el almacenaje de la radiación incidente. Por otro lado, para las paredes se ha usado un ladrillo cerámico de doble pared, que genera una cámara de aire de 70mm donde se ha insuflado el aislante térmico de celulosa reciclada. 

Participaciones en arquia / próxima

VI Edición 2016-2017