arrow-circle-down arrow-circle-left arrow-circle-up arrow-down arrow-left arrow-line-right arrow-right arrow-up ballon close facebook filter glass lock menu phone play point q question search target twitter
Las cookies propias y de terceros nos permiten mejorar nuestros servicios. Al navegar por nuestro sitio web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información Aceptar
X

Con un único gesto se generan dos maneras de moverse, de descender y de mirar al exterior.

Construir una vivienda con un programa público de relación social, asociado a la vida privada de una familia numerosa en una parcela inclinada con vistas privilegiadas de la sierra madrileña. Una oportunidad única para nosotros es en realidad un problema mil y una veces planteado. No tiene una solución, hay muchas, están incluso catalogadas en libros de casas en ladera.

Tratamos de no pensar en espacios domésticos. Al contrario, tomamos como referencia las obras de ingeniería, los nudos de autopista, los cambios de sentido. Partimos de soluciones genéricas al problema de descender que esconden una gran plasticidad. Buscamos lo poético en todo aquello que parece haber sido pensado desde un punto de vista meramente pragmático.

El resultado es la construcción literal de un diagrama de uso.  En este caso la forma no sigue a la función, es la propia función.  El movimiento cíclico, la rutina y la sorpresa se convierten en una manera de vivir.

Su complejidad funcional ofrece la posibilidad de llegar a todos los puntos de la casa a través de 2 recorridos distintos que multiplican las posibilidades de uso y disfrute. Tiene forma de loop, 360º, como las figuras de los patinadores, como las de los gimnastas tan artísticas como precisas.

Figura extrema, la casa se curva generando la mayor cantidad de metros lineales hacia las buenas vistas, se acodala en el paisaje y vuelve sobre si misma completando el giro. El grado de intimidad crece conforme aumenta la distancia a los extremos. En el punto medio, una mediateca, aislada, completamente oscura. 100% tecnología, 0% paisaje.

Con un único gesto se generan dos maneras de moverse, de descender y de mirar al exterior. La casa larga, un movimiento sinuoso, una bajada en rampa, amplios radios de giro tangentes a los retranqueos de la parcela generan una visión panorámica. La casa corta, el atajo en línea recta, escalera de descenso directo y mirada profunda hacia el paisaje.

Una construcción negra por fuera, absorbente, de pizarra un material especifico del lugar, impuesto en normativa estética de la zona. Blanca por dentro, reflectante, genérica, neutra, y luminosa. La vida incorpora el color, fuera con la vegetación y dentro con la gente.

Galería realización

Participaciones en arquia / próxima

V Edición 2014-2015
IV Edición 2012-2013
III Edición 2010-2011
II Edición 2008-2009