arrow-circle-down arrow-circle-left arrow-circle-up arrow-down arrow-left arrow-line-right arrow-right arrow-up ballon close facebook filter glass lock menu phone play point q question search target twitter
Las cookies propias y de terceros nos permiten mejorar nuestros servicios. Al navegar por nuestro sitio web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información Aceptar
X
  • casa correos_pipo

    HUELVA
    / pipo
  • casa correos_pipo

    HUELVA
    / pipo
  • casa correos_pipo

    HUELVA
    / pipo
  • casa correos_pipo

    HUELVA
    / pipo
  • casa correos_pipo

    HUELVA
    / pipo

ampliación y rehabilitación de casa factoría como centro socio-cultural polivalente “La Dehesa”

Un viaje de lo privado a lo público 

La casa correos ha perdido todo aquello que la nutria, todo aquello que la hacia útil y optima, hoy no es mas que una masa oscura desfigurada y descontextualizada temporalmente.

La casa correos ha perdido su corral, ya no se pueden plantar tomates en sus huertas, ya no es posible acceder a el desde la casa. Ha perdido el doblado convirtiéndose en un espacio absurdo donde nada se almacena, donde nada madura ni se seca, es solo un vacío olvidado tras una puerta difícil de abrir. La casa correos ha perdido el zaguán, el corazón de la casa hace mucho que late, hace mucho que no hay sangre en sus venas.

La casa correos ha perdido su corral, pero ha ganado todo un pueblo de calles y plazas.

Aun desconozco el origen del nombre… casa correos… quizás hubo en ella una oficina de correos… pero ¿que hubo antes?

Es una gran casa, con un gran corral, distintos niveles y un doblado de barro escavado en el vacío… me gusta el aspecto de esa ruina… la textura de esos muros hablan de otros tiempos.

La conquista del corral por coches ha degradado definitivamente el mundo interior de estos palacios rurales sin arquitectos. Junto al él aun existen corrales intocados, ocultos para los viandantes en la mayoría de los casos. Cada vez que aparco en el corral hormigonado reconvertido en aparcamiento me entristezco… mas segundos después me animo al alzar la vista y mirar hacia fuera, hacia el tiro, la iglesia o las huertas vecinas.

La casa correos tenia dos caras, una cara representativa y pública del poder la familia que habitaba la casa, y otra privada trasera que asumía el carácter más funcional de relación con el corral. Hoy todo ha cambiado, no vive ya nadie en ella, el corral desapareció y la fachada trasera ha dejado de ser privada para pasar a ser pública.

La casa correos tiene dos fachadas, dos caras de la misma moneda. Sin quererlo se ha colocado entre la espada y la pared, entre lo público y lo público… y por ello la casa debe ser sacrificada al pueblo, perder la intimidad de su uso y ser calidamente atravesada en sus dos orientaciones: calle-corral (paso) y corral-calle (hall).

Sus dos fachadas deben ser una sola, deben ser continuas tanto en cuanto son de exposición pública… sus dos caras al final son una.

Siempre me ha gustado mas mirar hacia fuera que hacia dentro… mirar hacia fuera supone estar cobijado en el interior. Los interiores no se miran se habitan. Los exteriores no se habitan, solo se disfrutan.

El proyecto es claro en su necesidad de borrar lo taponado y recuperar los tres valores fundacionales de este tipo de casa-factoría: el zaguán, el corral y el doblado.

La intervención pretende:

-

Atravesar el edificio y poner el contacto los dos mundos que separa. El edificio como puerta, transito, zona de parada o de encuentro de diferentes generaciones (igual que la construcción misma de ella), de dos partes de la trama urbana…

Ampliar hacia atrás introduciendo el espacio de comunicación semiexterior que a su vez construya una nueva fachada “trasera” mas acorde al cambio de uso y titularidad del corral, creando una imagen mas actual y representativa del poder público. Una fachada más acorde con las necesidades actuales, que responda a la función que tras ella se desarrolla (lógica como antaño, sin responder a formalismos)

-

Recuperar el doblado como espacio polivalente multiuso para talleres o asociaciones. Recuperar no solo las posibilites funcionales del doblado como espacio polivalente sino también las sensaciones que uno experimenta al acceder a un espacio tan característico por sus cualidades formales: espacio en penumbra, crepúsculo, de baja altura…..

-

Construir un hall alargado que proyecte hacia el territorio al usuario del centro social cada vez que entre o salga de él.

FACHADA=USOS INTERIORES: la fachada de las casa factoría son complejas en su sencillez, responden espontáneamente a la necesidad interior de la vivienda. Lejos quedan las casas del s.XIX donde la fachada ordenaba en cierto modo el interior, un retraso actualmente superado, hoy las fachadas vuelven a hablar de una arquitectura mas sincera y menos superficial. (DESARROLLAR: FACHADA ES LA HUELLA DEL USO INTERIOR_ARQUITECTURA SIN ARQUITECTOS)

(Entrar en la casa… pensar que vas a ir a un corral interior para descubrir que en verdad vuelves al mismo sitio del que vienes… el espacio publico)

No vive ya nadie…

—No vive ya nadie en la casa —me dices—; todos se han ido. La sala, el dormitorio, el patio, yacen despoblados. Nadie ya queda, pues que todos han partido.

Y yo te digo: Cuando alguien se va, alguien queda. El punto por donde pasó un hombre, ya no está solo. Únicamente está solo, de soledad humana, el lugar por donde ningún hombre ha pasado. Las casas nuevas están más muertas que las viejas, por que sus muros son de piedra o de acero, pero no de hombres. Una casa viene al mundo, no cuando la acaban de edificar, sino cuando empiezan a habitarla. Una casa vive únicamente de hombres, como una tumba. De aquí esa irresistible semejanza que hay entre una casa y una tumba. Sólo que la casa se nutre de la vida del hombre, mientras que la tumba se nutre de la muerte del hombre. Por eso la primera está de pie, mientras que la segunda está tendida.

Todos han partido de la casa, en realidad, pero todos se han quedado en verdad. Y no es el recuerdo de ellos lo que queda, sino ellos mismos. Y no es tampoco que ellos queden en la casa, sino que continúan por la casa. Las funciones y los actos se van de la casa en tren o en avión o a caballo, a pie o arrastrándose. Lo que continúa en la casa es el órgano, el agente en gerundio y en circulo. Los pasos se han ido, los besos, los perdones, los crímenes. Lo que continúa en la casa es el pie, los labios, los ojos, el corazón. Las negaciones y las afirmaciones, el bien y el mal, se han dispersado. Lo que continúa en la casa, es el sujeto del acto.

CESAR VALLEJO

Galería realización

Participaciones en arquia / próxima

IV Edición 2012-2013
III Edición 2010-2011