arrow-circle-down arrow-circle-left arrow-circle-up arrow-down arrow-left arrow-line-right arrow-right arrow-up ballon close facebook filter glass lock menu phone play point q question search target twitter
Las cookies propias y de terceros nos permiten mejorar nuestros servicios. Al navegar por nuestro sitio web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información Aceptar
X
  • COMPARTIENDO MESA CON POLTERGEIST. Un remake de la Casa Elrod.

  • COMPARTIENDO MESA CON POLTERGEIST. Un remake de la Casa Elrod.

  • COMPARTIENDO MESA CON POLTERGEIST. Un remake de la Casa Elrod.

  • COMPARTIENDO MESA CON POLTERGEIST. Un remake de la Casa Elrod.

  • COMPARTIENDO MESA CON POLTERGEIST. Un remake de la Casa Elrod.

  • COMPARTIENDO MESA CON POLTERGEIST. Un remake de la Casa Elrod.

  • COMPARTIENDO MESA CON POLTERGEIST. Un remake de la Casa Elrod.

Compartiendo mesa con Poltergeist es una reformulación de la escala habitacional desde la e-dentidad.

 

 

 

El espacio doméstico de Fru*Fru es un remake de la casa Elrod de John Lautner.

Como bien sabéis John Lautner fue un influyente arquitecto estadounidense que, a pesar de construir grandiosos espacios domésticos cargados de dramatismo, ha sido ignorado en determinados contextos académicos. Sí consiguió, sin embargo, captar la atención de la mirada cinéfila de grandes directores como Guy Hamilton que rodó alguna escena de la película del agente 007 , “Diamantes para la eternidad”.

El proyecto se narra a través de dos imágenes de gran formato congeladas pero activables o aumentadas con el video donde varias escenas ponen en movimientolos espacios domésticos. Estas secuencias dan respuesta a algunas preguntas que definen la identidad del arquitecto afterpop  contemporáneo:

1)       PRIMER OBJETO DE LA ACUSACIÓN: EL PROYECTO DE FRULANDIA ES ARTIFICAL,  ¿ERA NECESARIO REDEFINIR LO AUTÓCTONO?

2)       SEGUNDO OBJETO DE LA ACUSACIÓN: EL ESPACIO DOMÉSTICO PECA DE TEATRALIDAD, ¿PERO ACASO SON FRU*FRU UNAS DIVAS?

3)       TERCER OBJETO DE LA ACUSACIÓN:  FRU*FRU UTILIZA DELIBERADAMENTE SUS HISTERIAS DE VIDA COMO MATERIAL PROYECTUAL, ¿ SON ARQUITECTAS O BLOGGERAS?

4)       CUARTO OBJETO DE LA ACUSACIÓN: EL PROYECTO DE FRU*FRU  ABUSA DEL MARKETING AGRESIVO ¿SE HAN SUSTITUIDO LOS ARGUMENTOS PROYECTUALES POR ESTRATEGIAS COMERCIALES?  ¿EXISTE REALMENTE EL PRODUCTO?

5)       QUINTO OBJETO DE LA ACUSACIÓN: EL SALÓN FRU*FRU TE OBLIGA  A HABITAR UNA TECNOPARANOIA, ¿DÓNDE PONER EL LÍMITE DE LOS CONMUTADORES PÚBLICO-PRIVADOS?

 Dos secuencias dan respuesta a estas preguntas:

SECUENCIA  1. compartiendo mesa con poltergeist (I): divas domésticas

E1. DIVAS DOMESTICAS PAUSE en min. 00:51

Un dormitorio en Frulandia. La diva como cliente. La diva como habitante. La diva en casa (Adam L. Bresnick)._La diva como cliente es un personaje cuya personalidad pública se funde y confunde con su ser privado, envuelto en un halo de excepcionalidad ficticio o no, merecido o no. Fru*Fru  es el alter ego de R. y de P., y se comporta como una (dos) diva(s) en el pequeño espacio doméstico que habitan  en Frulandia. Precisamente por su condición de diva, Fru*Fru como personaje-cliente no incorpora necesariamente las expectativas y normas tradicionales que emergen del ámbito doméstico:  el hecho de jugar a ser otras en todo momento, sin dejar de ser ellas mismas, las obliga  a (re)interpretar  la caracterización tradicional de los roles   domésticos que se dan por anodinos pero pueden convertirse en  un objeto de experimentación y debate.

Uno de los espacios escenográficos por excelencia de Fru*Fru es el dormitorio, al que se accede mediante dos escaleras dignas de  divas de la época de Hollywood dorada, dorada como los bikinis de las chicas de James Bond. R. y P. recorren un vestidor-pasarela que sirve de transición entre salón y dormitorio hasta llegar  a dos escaleras que modelan la vista de los dormitorios.

E.2 CORPORATIVISMO AFECTIVOPAUSE en min. 01:18

Histerias de vida intenta transformar el afecto hacia los acontecimientos ordinarios en herramientas proyectuales que generan formas, simbologías y finalmente una imagen de marca._ Ornamentos, colores, formas e incluso usos concretos aluden a  un halo personal  perteneciente a una subcultura reconocible. Fru*Fru estampa su marca, desde las texturas animal print que impregnan mobiliario, pavimentos y viseras, hasta la configuración del espacio-cama a partir de almohadas que, ordenadas , se transforman en la estrella de su logo. Todo, desde el suelo al techo, se impregna de texturas de elaboración propia que recuerdan al invitado que todo, absolutamente, es marca Fru*Fru.

E.3. INTIMIDAD MEDIATICA PAUSE en min.01:23

Fru*Fru convive  con Poltergeist. _Las cortinas de la residencia Fru*Fru son de color chroma key, y a R. y a P.  les gusta pensar que viven dentro de un plató. Internet es la puerta de entrada a su domesticidad: su intimidad es un producto manufacturado por ellas mismas. Se conectan desde una cama tecnológica diseñada por y para ellas, se maquillan delante de un tocador mediático y cenan en una mesa en la que parte de los comensales  descuelgan de pantallas de vídeo. 

E.4. TEORÍA DISFRUFRUTISTA  PAUSE en min. 02:13

Las conspiradoras del vulgar placer cotidiano._En el salón de la residencia frulana de Fru*Fru, el placer de lo cotidiano reverbera en espacios  cargados de teatralidad, ceremonia y artificio. Cada transición de una estancia a otra supone una nueva puesta en escena. En una piscina que bordea la casa, las chicas de John Lautner saltan desde el dormitorio a la piscina. Han dejado sus   toallas en un raíl, hilo conductor del espacio, que se convierte en proa de crucero al definir el límite del dormitorio.

E.5. NATURALEZA ARTIFICIAL PAUSE en min. 02:53

La naturaleza autóctona de  Frulandia está animada y  es sensible y espontánea en sus actuaciones y respuestas: es hilozoista._  El residencial está plagado de limoneros  artificiales en los que crecen dispensadores de zumo automático para los desayunos de Fru*Fru. En el jardín  han crecido algunos ejemplares de las Galassia Flowers cultivadas por Mark Tester. La luz que desprenden los nenúfares eléctricos se cuela en el dormitorio de suelo perforado sobre la piscina. R. Y P.  no sabrían delimitar el perímetro de su casa: un lugar donde  el interior intenta borrar continuamente las trazas de exterioridad.

SECUENCIA 2. compartiendo mesa con poltergeist (II): teoría disfrufrutista

E1. NATURALEZA ARTIFICIAL/ INTIMIDAD MEDIATICA  PAUSE en min. 03:15

Frulandia es el marco urbano comercial donde suceden las escenas domesticas habitadas por Fru*Fru._Los invitados que acuden a su mesa no siempre lo hacen desde la misma habitación. La pantalla que descuelga de la mesa permite que las presencias virtuales las acompañen en todo momento.

Fru*fru respira esta naturaleza artificial: en  un entorno de neón, pixel y productos transgénicos, lo artificial se redefine  como natural, en  una nueva acepción de lo autóctono.

Los skylines vegetales fabricados de compuestos plásticos ofrecen nuevas formas de enmarcar paisajes interiores.

E2. TEORIA DISFRUFRUTISTA PAUSE en min. 03:42

En Frulandia se obra y se sueña según aquello que se come y se bebe. _El espacio doméstico de Fru*Fru narra un hábitat disfrutista y afterpop. En la mesa que ocupa la última planta, se trabaja y se festeja a partes iguales.

Los invitados de Fru*Fru saborean los manjares que preparan las anfitrionas Enmarcados en una utopía tropicalista artificial.

E.3.  CORPORATIVISMO AFECTIVO  PAUSE en min. 04:07

En Frulandia,  objetos y espacios se generan desde productos y marcas específicas._Desde Thermomix a Vimeo pasando por Karlie Flamingo, pensando que, como dice E.F.P., la cultura se puede definir por las marcas que uno consume, pero sobre todo, por las que reconoce consumir.  El corporativismo afectivo es la doctrina que impregna el salón de Fru*Fru, y varios objetos lo confirman: un buzón-terminal de recogida y envío de compras virtuales, un rincón de lectura de proyecciones virtuales vía Amazon, una plataforma tropical de juegos para  gatos que atraviesa el espacio en altura o un vestidor-pasarela de Alexander Macqueen , insisten en que las compras son decisiones políticas que se hacen públicas en la vivienda. Hasta unos gatitos de moteado fluorescente trepan por las palmeras sintéticas que llegan a la mesa de trabajo.

E4. DIVAS DOMESTICAS PAUSE en min. 04:28

Si alguien preguntara a Fru*Fru qué escenario elegirían para reivindicarse políticamente tendrían clarísima la respuesta: el coche._ La distribución de la casa de Fru*Fru en Frulandia se estructura en torno a  los coches de R. y de P. Este volcado encuentra su apogeo en la porción del salón en la cota más alta: el estudio.  Allí, unos toldos móviles incorporan un prototipo de placa solar semiesférica que en su reverso llevan pequeños espejos enfocados a los coches aparcados en el garaje. El coche es para Fru*Fru un escenario donde episodios de  producción,  profesionalidad o  generación de afectos  conviven con factores  que tienen que ver con la intimidad, la  velocidad  o  la descontextualización ligada al transporte. El coche es el espacio disfrufrutista por excelencia y el salón de Fru*Fru un autocine.

Paralelamente a estas dos secuencias aparece el diseño íntegro de la vivienda. Se puede encontrar mucha más información sobre el proyecto en :

EXCLUSIVA EN EL SALÓN DE JAMES BOND:

http://frustarfru.tumblr.com/post/47707466256/razones-para-habitar-el-salon-de-james-bond

ORNAMENTO Y DELITO EN FRULANDIA:

http://frustarfru.tumblr.com/post/53778520288/1-primer-objeto-de-la-acusacion-el-proyecto-de

¡PASEN Y VEAN!:

http://frustarfru.tumblr.com/post/68152799420/exclusiva-comapartiendo-mesa-con-poltergeist

Galería realización

Participaciones en arquia / próxima

VI Edición 2016-2017
V Edición 2014-2015
IV Edición 2012-2013 [Catalogada]